Blog

ESPACIO PARA DEJARNOS DECIR

Todos los viernes un grupo de cuatro jóvenes con discapacidad intelectual se junta a conversar sobre distintos temas. Uno de ellos llega con una inquietud, con diario en mano lee el titular de una noticia que lo preocupa “deuda: “default suave” y negociación extendida hasta el 2 de junio”.

La deuda, los bonos, la negociación. ¿Qué es todo esto? El resto de los integrantes se contagia cada uno cuenta lo que vio y escucho en la tele.

Se nos ocurre buscar a alguien que nos pueda brindar información de calidad para conocer más sobre este tema tan actual. Así llegamos al profesor Alfredo Bacigaluppi de la Universidad Nacional de Lujan, Contador Nacional. El video es producto de este intercambio.

 

Arranca el año…Proyectos nuevos, objetivos pendientes que se cumplen rápido, nuevas metas. Te ves enfocado, con ganas.

Tu día comienza muy temprano, termina tarde y dormís poco. Vas de un lado para otro con el cronómetro como “amigo” o no, depende de cómo se mire… Rutina que se repite día tras día, pero te gusta, no te quejás, te mantenés activo pero quizás poco reflexivo.

Planes, planes y más planes, siempre a “1000”.

Escuchás una noticia y pensás “¿de verdad está pasando?”, “qué raro…” pero seguís. Pocas horas pasan para volver a escuchar la misma noticia, se hace recurrente en boca de todos, mirás detenidamente, sorprendido, incrédulo, pero la máquina no quiere parar…

Volvés a mirar, un poco de reojo, esperando que haya sido algo momentáneo, pasajero, pero no. El mundo cambio, tu mundo cambio.

Bajas a “0”. En un día, todo lo que conocías se detuvo, lejos, más lejos, pero cerca, muy cerca también. Ya nada es, ni será igual.

Nadie nos preparó para esto.
Hicimos simulacros de incendio, practicamos RCP y cómo actuar en diferentes circunstancias...pero una pandemia, no.
El aprendizaje es día a día.
¿Qué vendrá después? Nadie lo sabe, pero así es la vida.

Cambiamos el SUM de Senderos por el Zoom desde casa.
Empezamos a conocernos desde otros lugares, cada uno en algún rincón de la casa (“¡Uy! que lindo color de tu pieza?” “no miren el despelote que tengo” “¡Qué suerte, tenes jardín!”) y también, desde el lugar del encierro, confinamiento, aislamiento...o como cada uno prefiera llamarlo, en mi caso...desde casa, por ahora.
Sin querer queriendo en algo nos preparamos y es a no soltar la mano de nadie en un momento difícil. Lo presencial se hace ahora solo desde lo virtual, el único ingrediente que falta es el abrazo, un beso.
Pero no todo es angustia...hemos pasado cumpleaños, bailes y le hicimos un lugar bien grande a reírnos.